Escribe para buscar
avatar
Museos, Lugares de interés
1. MIAC- Castillo de San José
Museos
Castillos / Torres
La capital de Lanzarote, Arrecife, tiene dos fortalezas que en época pasadas sirvieron como primer escoyo ante los ataques piratas. Además de el Castillo de San Gabriel, también ubicado en el litoral de Arrecife, está el Castillo de San José que hoy día es sede del Museo Internacional de Arte Contemporáneo.

El Castillo de San José fue edificado entre 1776 y 1779 por el rey Carlos III, también recibió el nombre de Fortaleza del Hambre puesto que en época de hambruna la fortificación sirvió para dar trabajo a los habitantes de Arrecife.

Desde su ubicación era posible poder divisar cualquier posible ataque que viniese del mar, tras remitir estos ataques la fortaleza estuvo abandonada hasta el siglo XX que se encontraba prácticamente derruida.

El artista César Manrique le vio potencial al Castillo de San José y convirtió la construcción en lo que hoy es, el Museo Internacional de Arte Contemporáneo inaugurado en 1976.

Manrique consiguió una interesante colección con obras de artístas de la talla de Picasso, Tápies, Miró, Mompó, Millares y obras del propio César Manrique. El edificio dispone de sala de conciertos y unas espectaculares vistas a través de un ventanal al Puerto de los Mármoles.
Museos, Lugares de interés
2. Castillo de San Gabriel
Museos
Castillos / Torres
Museos, Lugares de interés
3. Casa de los Arroyo
Edificios históricos

La Casa de los Arroyo es uno de los iconos de la Arrecife. Un edificio que data del siglo XVIII y que perteneció en principio a la familia Armas y más tarde a la familia Arroyo. Llama especialmente la atención que el tipo de arquitectura con tintes populares y doméstico, actualmente la Casa de los Arroyo es la sede del Centro Científico-Cultural Blas Cabrera.

La importancia de la Casa de los Arroyo la ha llevado a ser declarado monumento histórico-artístico, hay que destajar la cubierta del edificio de teja árabe, algo poco usual en las construcciones del archipiélago.

La Casa de los Arroyo se utilizó como aduana en los tiempos en lo que la capital Arrecife no era el núcleo urbano que es hoy y sólo era puerto de entrada y salida a la isla cuya capital entonces era Teguise.

Siguiendo con la arquitectura de la casona, tiene un estilo sobrio donde destaca especialmente el patio, las balconadas y escaleras de madera. El edificio también suele acoger exposiciones artísticas por lo que a veces se convierte en centro neurálgico de la capital de Lanzarote.